Esta es una iniciativa que le apuesta al reconocimiento de las otras y los otros,  entendiendo que las emociones y sentimientos son una  característica fundamental de la vida. Las historias que se presentan a continuación, son relatos que demuestran que aunque existan dinámicas variadas de vida, conocer de cerca las experiencias de la población que habitó el Bronx, reitera que al ser humanos, somos todas y todos iguales. Aquí se revive el antes y el después de la vida de las y los participantes.

Fragmentos de historias infinitas

Entre los millones de palabras que son mencionadas al día, quedan en la memoria los recuerdos que marcan el camino. Estos fragmentos muestran las luces y las sombras que se plasmaron sobre hojas de papel.

Renacer

Ese día me salvaron la vida. Yo me quería morir. Estaba deprimido, cansado, amenazado por muchos que me rodeaban. Me daban pa’ la traba y yo nunca la devolvía. Me querían picar y me pude escapar, pero no fue ahí cuando me salvaron; fue cuando me sacaron del Bronx y del caño de la sexta. Ahí renací. Había renacido antes también. Cuando conocí a Liliana, una gran amiga y a Brenda, un gran amor. Hoy Liliana ya no está y junto a ella se fue mi abuela y mi hermano. Ahora, vivo cada día como si fuera el último, pero cada día es más difícil vivir.

Volver

Entraron con la piel erizada, el corazón palpitando a mil y la voz entrecortada. Caminaron las antiguas calles del Bronx y les dolía pisar porque debajo del cemento y la maleza aún se refugiaban cuerpos que vivieron lo mismo sin poder contarlo. Evocaron amores que se esfumaron. Nombraron lo innombrable sintiendo el miedo recorrer sus huesos. Ahora que todo es diferente, ¿cuánto tiempo durará el recuerdo?

Decimos que no tenemos sueños, que estamos tristes y no vemos salidas; sin embargo, es casi imposible dejar de soñar. Vivimos cosas duras, tenemos pensamientos que no salen de nuestra cabeza, sensaciones que aún recorren nuestro cuerpo y recuerdos claros de lo que fue morir en vida. Aunque a veces es agotador, existe la esperanza de vivir mejor que antes. Hoy me alienta seguir con vida y saber que en otro país, fuera de Colombia, hay alguien que aún me espera… Mi madre.

Rasgos revelados

Cada rostro cuenta una historia, cada una de sus expresiones descubre trozos a la luz del día y nos permiten ver las marcas del paso del tiempo, de las  emociones vividas y cada sentimiento que allí habita.

 

El arte de hacer memoria

Mirar en retrospectiva, permite recordar y sanar. Aquí están las y los protagonistas de sus decisiones y una muestra de los pasos que dieron para su transformación, descubre el arte de hacer memoria.

captura_video_Mariano

Mariano Vázquez nos cuenta cómo era el amor dentro del Bronx, conoce más de su historia aquí.

captura_video_Paola

Paola Hernández es una mujer transgenero, ella nos cuenta sobre la esperanza que siente desde que su vida dio un giro.

 

captura_video_Ivan

La historia de Ivan Camargo está llena de melodías, él reconoce que vive con alegría desde que inició su proceso, la música cambió su vida.

captura_video_Nelson

Nelsón Sánchez habla de la esperanza que le acompaña y le permitió dar pasos agigantados en su proceso.

captura_video_AmparoS

La historia de Amparo Sánchez está llena de vida, la esperanza y la gratitud le acompañan.

captura_video_couple

Sonia Espinel y Guillermo Bernal cuentan cómo el amor les brindó una segunda oportunidad y han salido adelante juntos.

Historias en altavoz

Al escuchar con atención, la voz que se oye resuena en cada rincón, las historias se encuentran y hacen eco, tanto por contar.

Luis Fernando

“ Soy tierno y cariñoso, pero también soy explosivo, cascarrabias y amargado. Yo creo que son más las cosas malas que tengo que las buenas, aunque la gente y mi mamá me han dicho que tengo muchas cosas buenas por dar, pero no las he explotado.”

Nubia Cardona

“ Mi hija me dice, mamita tú me diste una segunda vida y no es justo que sigas así porque te estás matando en vida.”

Jorge Eduardo Castillo

“ En el momento en que esto lo renueven, como la mariposa, que nace de un capullo y evoluciona, así mismo nuestro pensamiento hacia el habitante de calle debe cambiar; no los menospreciemos porque al fin y al cabo siguen siendo personas. Todos tienen su corazoncito.”

#SintiendoElRenacer

Déjanos un comentario o contáctanos